• exodoenlinea

“SI SE ACERCAN AL NORTE, LOS DEPORTAMOS”, AMENAZA DEL INM A VENEZOLANOS

“Ni se acerquen al norte, si los vemos por acá los deportamos a su país”, fue la amenaza explicita de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) a un centenar de venezolanos que fueron deportados de Estados Unidos por la garita de Piedras Negras, en un operativo donde los agentes mexicanos les robaron celulares y pertenencias.

En medio de la nueva crisis migratoria por la entrada en vigor del Titulo 42 que prevé expulsar a quienes crucen caminando o nadando de forma irregular hacía Estados Unidos, el gobierno mexicano fortaleció su estrategia de contención y detención de miles venezolanos a quienes les advierte de no ir a ciudades fronterizas del norte y los emplaza a dejar el país en 15 días.


Miles de venezolanos empezaron a ser deportados con los uniformes de detención, con engaños, por las garitas entre Estados Unidos y México, ello a pesar de que habían ingresado al vecino país antes de la entrada en vigor del Titulo 42, es decir el 12 de octubre.

Es el caso de la venezolana Luz, quien fue deportada el 12 de octubre por la frontera de Piedras Negras después de que horas antes había cruzado la frontera estadunidense y se encontraba junto con su familia , en un centro de detención en Dallas, Texas, en espera de se aprobara su solicitud de asilo, fueron sacados con engaños, subidos a autobuses y entregados a personal de Migración de México en la frontera.


Junto con su esposo e hijos cruzaron por el río en la frontera entre Piedras Negras y Eagle Pass en la madrugada del 12 de octubre y fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza y llevados a un centro de detención donde iniciaron el proceso de solicitud de asilo, donde les tomaron fotografías, huellas y datos de quienes los recibirían en ese país.


“Por la tarde nos sacaron de ahí a unas 40 personas, nos suben a camionetas y nos dicen que era para continuar con el proceso. Pensamos que nos llevaban al aeropuerto pero de pronto nos dimos cuenta que estábamos llegando a la frontera de Piedras Negras y nos estaban entregando a funcionarios de Migración de México quienes nos llevaron a un centro de detención y nos quitaron teléfonos y pertenencias”, dijo Luz a The Exodo.


Indicó muchas de sus pertenencias de perdieron o se las robaron en ese proceso. De ahí los subieron a autobuses y los llevaron a Morelia. Ahí los ingresaron a unas instalaciones del Instituto Nacional de Migración donde les dieron de comer, los dejaron bañar y les dieron un oficio donde señala que tienen que abandonar el país en 15 días.


“No queremos que ni se acerquen al norte, a la frontera porque los deportamos”, nos advirtieron los agentes migratorios quienes nos abandonaron en Morelia. Ante ello decidieron y a la central de autobuses para abordar un camión rumbo a la Ciudad de México en donde se encuentran en espera de albergue y apoyo legal ante esta situación.


“Vendimos todo para dejar Venezuela luego de las amenazas de secuestro en contra de uno de mis hijos. Éramos comerciantes de verdura allá y gastamos todo lo que teníamos y nos endeudamos para salvar a la familia. Joe Biden siempre dijo que habría asilo para quienes huimos de países comunistas y ahora nos deportan con engaños y nos abandonan en México”, indicó.



“Nos están sacando de las celdas de los centros de detención con la ropa de presidiarios, sin dinero, sin informarnos nada, nos suben a autobuses y nos están dejando en el puente entre El Paso y Ciudad Juárez. La gente de Migración nos está entregando un oficio para abandonar México en 15 días”, dijo Jesús Rivero, varado en Ciudad Juárez luego de que fue deportado el pasado 12 de octubre, horas antes de que entrara en vigor el llamado Título 42.


Organizaciones como Médicos Sin Fronteras, denunció que l Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, anunció que expandirá el uso de la dañina política pública llamada Título 42 para incluir a las personas originarias de Venezuela. Bajo estas nuevas reglas, las y los venezolanos que crucen la frontera de Estados Unidos fuera de los puertos de entrada serán expulsadas hacia México".

La estrategia conjunta de los gobiernos de México y Estados Unidos para frenar la migración venezolana, detenerlos y deportarlos inmediatamente, sobre todo de quienes no tienen recursos o posibilidades de obtener una visa y comprar un boleto de avión, se evidenció con el comunicado que emitió el Instituto Nacional de Migración el 15 de octubre donde señala que dicha dependencia y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) acordaron coordinación permanente para dar seguimiento al proceso de internación recién anunciado, de personas de nacionalidad venezolana a territorio estadounidense y advirtieron que no se permitirán caravanas o transitar irregularmente por México.


Jesús Rivero, venezolano, a través de un video, un centenar de compatriotas deportados el 12 de octubre y que se encuentran en Ciudad Juárez, Chihuahua denunciaron que ingresaron a Estados Unidos antes del 10 de octubre por lo que el Título 42 no se les debería aplicar de forma retroactiva como ocurrió.


“Hacemos un llamado a la Comisionada de Derechos Humanos porque literalmente nos están violando las garantías individuales”, indicó el venezolano quien exhibió lo mismo que el resto el oficio entregado por el INM que los obliga a abandonar México en 15 días

“Aquí hay mujeres, hay madres, hay chamos -niños- que no saben que hacer, que no tienen ni un dólar, cien pesos. Andamos con ropa de presidiarios -pantalones y camisolas negras para hombres y gris para mujeres- y además llegando a México nos están entregando un oficio que nos dice explícitamente nos dice que tenemos que abandonar el país”.


María Figueredo, migrante venezolana, expuso “nos están violentando todos nuestros derechos, hay una selección discriminatoria por parte de las autoridades migratorias. No tenemos dinero, estamos a la deriva con nuestras familias, nuestros hijos, hay gente llorando, desesperada, sin dinero, sin comida y con la amenaza de que tenemos que salir de México en 15 días”.


“Nos engañaron, nos dijeron que nos iban a dejar en libertad en Estados Unidos por nuestro proceso de asilo y al final nos subieron a autobuses para abandonarnos en el puente de Ciudad Juárez. No sabemos qué hacer”, concluyó.




Entradas Recientes

Ver todo