• exodoenlinea

FÚTBOL, MIGRACIÓN Y RACISMO


TAL CUAL

FUTBOL, MIGRACION Y RACISMO

Luis Carlos Rodríguez González

El reciente caso del jugador de futbol alemán de origen turco, Mesut Özil, pone de manifiesto el tema del racismo que prevalece en este deporte en prácticamente todo el mundo, sobre todo en contra de jugadores de ascendencia africana o de Medio Oriente quienes huyeron de sus naciones de origen a causa de la pobreza, hambre, desempleo, violencia, guerras, conflictos étnicos, religiosos o político-ideológicos o desastres naturales.

Son jóvenes, algunos niños que buscan el sueño europeo de jugar y triunfar en el futbol europeo. Cuando lo logran son reconocidos y considerados como héroes de las naciones que les dieron refugio. Cuando ello no ocurre, como en el reciente Mundial con el caso Mesut Özil, hay campañas de linchamiento, de críticas, de señalar su origen extranjero, migrante.

“Soy alemán cuando ganamos, pero soy un inmigrante cuando perdemos. Todavía no soy aceptado en la sociedad”, dijo Özil hace unos días después de que anunció su retiro de la Selección de Alemania, luego de una ola severa de críticas.

La migración está hoy más que nunca presente en el futbol. Hijos de migrantes y refugiados de naciones africanas, europeas e incluso caribeñas conformaron más del 78 por ciento de la Selección de Futbol de Francia que ganó la Copa del Mundo en Rusia 2018.

Esa fue la cara “amable y triunfadora” de la migración en el Mundial del Futbol que reconoció a este equipo francés, ello a pesar de las políticas antinmigrantes que prevalecen en diversas naciones europeas como la propia Francia, Italia, Alemania, Bélgica y Hungría, entre otros.

Incluso la población de naciones como Hungría (en un 67%), República Checa (66), Bulgaria (61), Eslovaquia (58), Letonia (55) e Italia (46%) han señalado abiertamente en contra de que sus países reciban refugiados o migrantes, lo cual expone la ola de xenofobia que existe en Europa.

Sólo un dato de la tragedia de la migración hacia Europa. Más de 1,400 inmigrantes, de enero hasta principios de julio 2018, han muerto en las aguas del Mediterráneo.

En México también se cuecen habas racistas en contra de la migración de futbolistas. Decenas de jugadores de origen afrodescendiente, sobre todo colombianos, ecuatorianos, brasileños, pero incluso también mexicanos, han sido objeto de actos xenofóbicos por parte de otros futbolistas o de las porras de equipos que no sólo se han hecho tristemente celebres por el grito homofóbico, sino también por gritar insultos por el color de la piel a deportistas.

Ejemplos hay decenas. “Pinche negro, ¿y tú qué haces aquí? Regrésate a tu tierra”, es uno de los comentarios racistas en contra de