• Luis Carlos Rodríguez González

VIACRUCIS AL NORTE: 1,500 MIGRANTES DESAFIAN POLITICAS ANTIMIGRANTES DE MEXICO Y EU


Luis Carlos Rodríguez González/The Exodo

Niltepec, Oaxaca.- La “Bestia” empieza a detenerse poco a poco mientras cientos de migrantes aguardan el mejor momento para colgarse a los fierros candentes del ferrocarril que los acercará a la frontera entre México y Estados Unidos, país al que solicitarán asilo.

Ellos, lo mismo hombres, mujeres y niños, son hondureños, salvadoreños, guatemaltecos, pero también algunos sudamericanos y caribeños que caminan por la ruta migrante más peligrosa del mundo que es la aduana de su cruce por México, donde cada año cientos o miles desaparecen, sus secuestrados, extorsionados, mueren en persecuciones o son asesinados por el crimen.

Forman parte del contingente de más de 1,500 migrantes centroamericanos, entre ellos cerca de 300 niños, que recorren a pie, en raid o bien en “La Bestia” los 3 mil 745 kilómetros que separan Tapachula, Chiapas de Mexicali, Baja California.

Es el Viacrucis Migrante 2018 que busca denunciar la grave situación que se vive en el llamado Triangulo del Norte -Honduras, El Salvador y Guatemala-, pero también el maltrato y crimen en contra de los extranjeros que cruzan por territorio mexicano en su tránsito hacia Estados Unidos.

Con garrafones y botellas de agua, alguna torta o galletas, la mayoría jóvenes, no se amedrentan ante el sonido de la locomotora y los vagones que al frenar lastiman los oídos. Ello a pesar de que saben que un error al colgarse del tren les puede costar la vida o la mutilación de una mano o pie.

Ya llevan varios días caminando. Algunos muestran los estragos en los pies ampollados, cortados. La piel está requemada por el sol de esta Semana Santa en México. El trayecto por inició el pasado 25 de marzo en Tapachula. De ahí han recorrido o recorrerán la peligrosa geografía mexicana, plagada de mafias y cárteles de la droga, pero también de policías que lo mismo extorsionan, que secuestran y desaparecen.

El viacrucis mexicano incluye Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Ciudad de México, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Sonora y Baja California. Esperan arriban a Mexicali en la última semana de abril.

“Va a parar, va parar. Aún no se suban, va a parar”, aconseja a gritos Irineo Mujica, integrante de la Organización Pueblo Sin Fronteras, a los migrantes que corren a un costado de la vías para subirse al lomo de “La Bestia”.

Comentó que la viacrucis busca visibilizar la grave violencia y pobreza que se vive en Honduras, Guatemala y El Salvador. Ello sumado a denunciar las agresiones que viven cientos de miles de migrantes en su cruce por México.

El éxodo de estos más de 1,500 migrantes, familias enteras, que no cuentan con visas o pasaportes, buscan llegar a Mexicali para solicitar asilo al gobierno de Donald Trump. Una misión casi imposible en los actuales momentos en que se diseña un nuevo muro fronterizo y el discurso antiinmigrante permea las fronteras del mundo.

Durante el periplo se contempla una parada en la Ciudad de México para solicitar al Congreso de la Unión, gestionar mayor presupuesto a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), que se encarga de atender los casos de los migrantes que piden asilo.

El Viacrucis Migrante 2018 que lleva por nombre “Tomos somos americanos de nacimiento” gritan diversas consignas, cuando el ánimo por el cansancio empieza a mermar las fuerzas para seguir caminando.

“¿Por qué nos matan, por qué nos asesinan? Si somos la esperanza de América Latina”, “Manchadas de rojo están las fronteras, porque ahí se mata a la clase obrera”, “¡Alerta!, ¡Alerta! ¡Alerta! Al que camine, la lucha del migrante por América Latina”, son algunas de las consignas que se escuchan al paso de la Caravana 2018, “Viacrucis migrantes en la lucha”.